viernes, 24 de febrero de 2017

El escritor exitoso

Antes de convertirse en uno de los más renombrados y cotizados escritores del país era un mediocre fracasado y para sobrevivir con su taller literario, trataba de aparentar ser un escritor experimentado y con mucho oficio. Cuando ella vino por primera vez a su taller le produjo una impresión muy desagradable, porque era fea, regordeta y tímida, con una mirada huidiza y un tono de voz excesivamente bajo. Le expresó su deseo de aprender a escribir cuentos, pero creía no tener condiciones y no sabía si continuaría luego del primer mes. Era una prueba que ella quería realizar. 
Llegaba puntualmente, se sentaba en un lugar apartado y escuchaba sin participar, tomaba apuntes en su cuaderno y se retiraba rápidamente sin conversar con nadie. Al final del mes recién le estregó su primer trabajo.
― Le ruego por favor que no lo comente en clase porque es muy malo ―, le dijo como un susurro y con la mirada baja, mientras el rubor invadía sus mejillas.
Esa noche en su departamento y antes de acostarse, comenzó a leer con desgano su relato presintiendo su mala calidad. Pero su sorpresa fue creciendo a medida que lo leía, porque las emociones de los personajes de la historia parecían alcanzarlo. La tensión de la trama le hizo apresurar la lectura y el inesperado final apareció luego con un dramatismo incontenible. Lentamente fue volviendo a la realidad. Era una obra maestra, un cuento brillante digno de un escritor experimentado. Entonces comprendió que con su aparente timidez y su imagen pobre y regordeta, ella ocultaba un espíritu literario atrevido y desenvuelto que lo manifestaba magistralmente a través de sus personajes.
En la siguiente clase realizó una crítica del material entregado por sus alumnos. Cuando llegó el turno de ella le dijo que lo haría personalmente al concluir la clase, respetando el expreso pedido que le había hecho. De esa manera, después de que todos se retiraran opinó favorablemente sobre el material que le había suministrado. En los días siguientes, cuando terminaba las clases le fue dedicando a ella algunos minutos, pero ese tiempo se fue ampliando poco a poco, a medida que crecía su curiosidad por atravesar los estratos profundos de la personalidad de su alumna. 
Así fue comprendiendo que a pesar de lo tímido de su carácter, había en ella un fuego literario apasionado que se hallaba completamente encubierto en su interior. Se enteró que sus padres habían fallecido cinco años atrás en un accidente automovilístico y ella era hija única. No tenía otros familiares y nunca había tenido amigos, novio o amante. Vivía de la renta proporcionada por el alquiler de varios departamentos heredados y pasaba los días recluida leyendo o escribiendo.
Con el pasar del tiempo lentamente fueron intimando y se quedaban después de las clases charlando entretenidos durante varias horas. Su indiferencia inicial y posterior curiosidad, se fue convirtiendo en una gran admiración por ella.
―“¡Por fin he encontrado a alguien, con quien mantener un diálogo literario rico e interesante!” ―, pensaba, mientras la escuchaba comentar sus trabajos.
De todas formas, ya desde un principio nada en ella le atraía en lo físico, salvo ese don literario que poseía en su interior que era lo que realmente le apasionaba. Desde que comenzó el curso sus relatos crecieron en audacia y ante algunos temas profundos que trataban en sus conversaciones él debió ocultar su ignorancia. Ella tenía una memoria asombrosa y sus cuentos eran excepcionales. Hasta que llegó un momento dado donde él se percató que la alumna evidentemente superaba con creces al maestro.
Sin embargo, ella no le daba importancia a sus escritos, ni tenía intención de publicarlos para hacerlos conocer al mundo. Por más que él le insistía que los presentara en concursos literarios ella se negaba sistemáticamente. No deseaba figurar en ninguna parte porque la escritura sólo constituía un medio de desahogo de su triste vida interior. De esa manera, y como estaban dadas las cosas, su arte hubiera quedado en el anonimato para siempre.
Fue así que un día el escritor tuvo una corazonada y le propuso inocentemente que le permitiera presentarse él con sus cuentos en los concursos, como forma de constatar lo que opinaban los jurados sobre su calidad literaria. Como ella aceptó algo temerosa, entonces, con la intención de ir mejorando la relación afectiva, en cada beso de despedida se acercaba un poco más efusivamente a su boca.
La realidad le dio la razón sobre la excelencia de esos cuentos, de modo que comenzó a ganar varios certámenes literarios y cuando él le transmitía la buena noticia, ella se ponía muy alegre. Pero no le daba ninguna trascendencia, ni le importaba para nada que fuera él a los actos de premiación y que también recibiera los montos de los premios. Ella decía que ese dinero no lo necesitaba y hacía que él se quedara con todos los diplomas y medallas, como recuerdo de aquella amistad.
Hasta que, finalmente, después de obtener un premio muy importante, una afamada editorial lo llamó para publicar un libro de cuentos, con una selección de todas sus obras premiadas. Lo citaron para el día siguiente por la mañana, con la intención de firmar un contrato que era realmente muy interesante. Cuando por la tarde la llamó para darle la noticia, la invitó esa noche por primera vez a su departamento para celebrar ese grato acontecimiento y ella aceptó muy contenta. Entonces compró flores y preparó una cena con sus platos preferidos, además de poner dos botellas de champaña en la heladera.
Para su sorpresa, ella llegó a la cita con un vestido muy escotado y ceñido al cuerpo, con la espalda descubierta y un pronunciado tajo en su falda. Entonces él se dio cuenta a través de sus gestos, sus palabras, la entonación de su voz y la fragancia que emanaba de  su piel, que realmente era ella quien se proponía seducirlo.
Le entregó el ramo de flores y después cenaron a la luz de las velas, mientras tomaban las dos botellas de champaña. Luego endulzaron sus paladares con un sabroso postre y paulatinamente fue naciendo la pasión con besos y caricias, hasta que sucedió aquello que inevitablemente tenía que suceder. Ya en la madrugada, desnudos sobre las sábanas revueltas de la cama y mucho más calmados, ella le comentó de su desasosiego y la inestabilidad emocional que tenía antes de conocerlo. 
Le contó que a partir de sus primeras conversaciones se había enamorado de él perdidamente, en forma tan apasionada y sorprendente, que le cambió el sentido a su vida. Le confesó que esa noche estuvo plena de sensaciones femeninas al sentirse atractiva por primera vez en su vida y poder así disfrutar de su capacidad de seducción. Entonces él la besó con ardor y le juró amor eterno, sin dejar de pensar en el monto del suculento contrato que firmaría dentro de unas pocas horas.
A partir de ese momento comenzó todo este último período exitoso en su vida de escritor que ha estado compartiendo en pareja con ella. Obviamente, él nunca le confesó que realmente no lo atraía y el suplicio que le resultaba fingir estar enamorado y satisfacer sexualmente su permanente y constante excitación interior, que provocaba en ella  nuevas y prodigiosas creaciones literarias. 



Seleccionado I Concurso de Relatos cortos.
Pábilo Editorial. España. Febrero 2017.

viernes, 17 de febrero de 2017

Recodo del Riachuelo

El investigador estaba en esa tarde de invierno observando un recodo contaminado del Riachuelo de Buenos Aires, donde el sol sólo se aquietaba bajo unos pocos arbustos solitarios, mientras en un costado dormían tranquilos junto a unos desechos apoyados sobre unos sucios follajes, unos ranchos desvencijados de muchas personas que vivían en la indigencia. Seguramente ese paisaje varios siglos atrás habría sido de un color verde acogedor, pero el devenir del tiempo lo había transformado en un espacio muy desagradable.
Fue precisamente por ese Riachuelo cercano a la Boca donde las proas españolas vinieron navegando a los tumbos entre los camalotes, como decía Borges en su bella poesía sobre la fundación mística de Buenos Aires. Los estudios que estaba realizando para la Facultad, le indicaban que habrían desembarcado justamente en ese recodo, que estaba habitado en aquel entonces por los seres originarios de esas tierras.
Parado allí, el investigador pensaba sonriendo que seguramente hoy no se hubiera producido aquella primera fundación de Buenos Aires en ese lugar, porque nadie desearía desembarcar con ese terrible estado de indigencia, suciedad y contaminación ambiental en que se encontraba.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalista I Concurso de cuento breve.

Incluido en el libro: El color del invierno.

Tu concurso literario. España. Febrero 2017.

Es invierno

Es invierno.
Y hoy es uno de esos días
en que quisiera ser poeta,
para contarle mis penas
a los fríos copos de nieve.

Es invierno.
Y mi corazón se encoge
con el paso de los años,
porque en mi lista de espera
hay un amor que no llega.

Es invierno.
Y hoy es uno de esos días
en que estoy muy triste,
porque  al ver caer la nieve
siento que me vuelvo viejo.











Finalista I Concurso de poesía. 
Incluido en el libro: El color del invierno. 
Tu Concurso Literario. España Febrero 2017.

El velero y el mar

Sentado sobre una roca inmutable
las olas rugen ardorosamente,
mas la espuma se dispersa amigable
humedeciendo mis pies dulcemente.

En un paisaje del mar admirable,
veo lejano a un velero atrayente,
que subyuga a mi espíritu excitable
inmerso en el azulado poniente.

Emitiendo un destello reluciente,
el navío seductor y atrevido
se acerca hacia mí presurosamente.

Viene navegando airoso y erguido
eludiendo las olas diestramente,
y de gozo a mi ánimo lo ha sumido.












Finalista VIII Concurso de sonetos.
Incluido en el libro: Mirando hacia delante.
Concursos literarios en español.
España. Febrero 2017.

La perseverancia perforó una roca

Una roca se me interponía ante ella para alcanzar su amor, pero en esa roca yo planté un rosal y como era poca la tierra, lo regué con mucha constancia. Esperé con paciencia y por cada rosa que nacía y que su boca rechazaba, yo esperaba que en mi rosal surgiera otra rosa más bella. Y así, con muchas esperanzas seguí adelante cuidando a ese rosal con perseverancia y cariño. Hasta que un día nació en el rosal una rosa tan hermosa, que su fragancia perforó la roca y por fin pude alcanzar su amor.













Finalista II Concurso de Micronarrativa.
Incluido en el libro: Mirando hacia delante.
Concursos Literarios en español.
España. Febrero 2017.

Mirando hacia delante

Recorro los caminos
y por entre las nubes
un rayo de sol me guía.
Trato de olvidar las penas
mirando hacia delante
con esperanza en el futuro.
Y envuelto en la poesía
avanzo hacia las metas
que están en mi corazón.












Finalista II Concurso de Micropoesía.
Incluido en el libro: Mirando hacia delante. 
Concursos Literarios en Español. 
España. Febrero 2017.

Recuerdo de un amigo

Nos conocimos de niños pequeños
en las calles del viejo vecindario,
y en la escuela coincidió nuestro horario
en el mismo sendero de los sueños.

Del aquel pasado fuimos los dueños
de cosas que sucedían a diario,
y su afecto me hizo destinatario
de días muy felices y risueños.

Lo atacó una enfermedad incurable,
y cuando el desenlace sobrevino
se llevó el alma de ese ser amable.

La muerte lo apartó de mi camino,
pero tengo de mi amigo entrañable
los recuerdos que vencen al destino.













Finalista I Certamen de sonetos.
Tema: Valores humanos.
Incluido en el libro Haikus y Sonetos VII. 
Letras como Espada. España. Febrero 2017.

Rosas

Rosa florece
el ruiseñor le canta
mas yo estoy triste.

Gotas de rocío
besan a los capullos
sangrando espinas.

A bellas rosas
alas de mariposas
hacen cosquilla.

El tronco seco
y las rosas marchitas
ya son recuerdo.













Finalista II Certamen de Haikus Ueshima Onitsura.
Incluido en el libro Haikus y Sonetos VII.
Letras como Espada. España. Febrero 2017.

jueves, 16 de febrero de 2017

Llegará un día

Llegará un día
donde todos los humanos
vivirán en un mundo
sin  discriminación
por el color de su piel,
sexo, nivel social,
nacionalidad, fe religiosa,
o  forma de pensar.
Llegará un día
donde todos los humanos
sentados juntos
en la mesa del diálogo
podrán vivir en paz.
Llegará un día
donde todos los humanos
serán iguales ante la ley
unirán sus manos
y gozarán de la libertad.
Pero ya ven…tengo 77 años
y sé que nunca veré ese día.














Finalista III Certamen de poesía.
Incluido en el libro: Valores Humanos.
Letras como Espada. España. Febrero 2017.

El tiempo pasa

Un escritor famoso en una disertación dirigida hacia un público juvenil, decía que para lograr escribir bien se requiere de mucha constancia y dedicación, pero recién con el transcurrir de los años se adquiere la experiencia y sabiduría necesaria como para poder alcanzar el éxito literario. Mientras un joven lo escuchaba, pensaba con una sonrisa irónica que el escritor tenía mucha razón, pero el problema es que con el paso del tiempo uno se va volviendo viejo.











Finalista II Concurso de minicuentos.
Tema: Por una sonrisa un cielo. 
Incluido en el libro Hilos de Sol 
Mundo Escritura. España. Febrero 2017.

El sol de la mañana

En este despertar frente a su ventana
el sol de la mañana inunda su cama,
y percibe el bello canto de los pájaros,
envueltos en un aroma de azahar.

En este despertar frente a su ventana
el sol de la mañana ilumina su alma,
que rodeada de mágicos encantos,
sonríe hacia el cielo y desea volar.


 

 

 

 

 

 

 

 

Finalista II Concurso de Minipoemas.

Tema: Por una sonrisa un cielo. 

Incluido en el libro: Hilos de sol.

Mundo Escritura. España. Febrero 2017.


 

Mundo solidario

Para que el mundo sea más justo y equitativo, la semilla de la solidaridad debe comenzar a florecer. Para ello, debemos abrir el corazón con benevolencia a aquel que necesita apoyo, prodigando siempre amor y amistad. Es necesario ser solidarios con los necesitados y no olvidar los actos de altruismo y generosidad. Por ello, la solidaridad debe ser como una fuerte corriente de aire y no como la suave brisa del aletear de una mariposa
.










Finalista III Certamen de microrrelatos.
Incluido en el libro: Valores humanos. 
Letras como Espada. España. Febrero 2017.

Noche nueva, fuego nuevo

Cuando despuntaba el alba
ya calmado te marchaste,
porque ese fuego de anoche
tú muy ardiente lo apagaste.
Ahora sólo quedan cenizas
y una resaca que me martiriza.
Pero al llegar la noche
volveré de nuevo encender
aquellas llamas de ayer,
con alcohol, cama y placer.

 







Finalista II Concurso de micropoemas.
Tema: Año nuevo vida nueva.
Incluido en el libro Bitácora.
Muro del Escritor. España. Febrero 2017.

lunes, 6 de febrero de 2017

Ya ha llegado

― Por suerte es un error y no se trata de mi esposa, porque acaba de regresar  a casa y en este momento la veo entrando por el jardín, ¡Qué confusión tan desagradable…! Buenas noches.
― Hola querida acaban de llamar del sanatorio y decían que estabas…―, le comentó mientras abría la puerta. Fue allí cuando al el marido al mirarla con detenimiento, quedó paralizado de terror.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Seleccionado III Concurso microrrelatos de terror. 

Incluido en el libro Microterrores. 

Diversidad Literaria. España. Febrero 2017.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Lluvia imprevista

Desde el cielo descendieron en un plato volador dos humanoides extraterrestres en un rincón apartado del parque, sabiendo que los seres dominantes de la tierra eran de características muy similares a las suyas. Luego de aterrizar, uno de ellos había comenzado a caminar sin ser visto hacia un lugar algo despejado, con objeto de realizar estudios ambientales bajo la luz del sol, destinados a contemplar la posibilidad de adaptación de su civilización a este planeta.
De pronto, al mirar como el límpido cielo azul era rápidamente cubierto por unos grandes nubarrones oscuros, se asustó preguntándose que sería ese extraño suceso que nunca había visto en su planeta. No comprendía como era posible que ese día soleado confluyera repentinamente en un inesperado final de sombras. Repentinamente una expresión de terror invadió su rostro cuando divisó el impacto de la caída de una enorme gota de agua en el piso, muy cerca de donde se encontraba.
Hecho un manojo de nervios, miró hacia donde estaba el plato volador, evaluando la distancia y el tiempo que tardaría en retornar a él para protegerse. Inmediatamente cayó una segunda gota, la que fue precursora de una incipiente lluvia que comenzó a mojarlo. Entonces profirió un grito de terror y echó a correr rápidamente, mientras la lluvia se iba convirtiendo en un gran aguacero que caía violentamente sobre él.
Cuando la lluvia cesó, un hombre que pasaba por allí casi tropieza con un cuerpo tirado en el sendero del parque y al verlo, un grito de espanto partió de su boca. Era un ser humano muy raro, que vestía ropas extrañas y yacía completamente desgarbado en el piso, con dos grandes ojos desorbitados que lo miraban aterrorizados.
Su cuerpo temblaba en una lenta agonía, mientras se derretía con la boca abierta, convertida en una mueca macabra. Fue allí cuando sorpresivamente el hombre vio una misteriosa luz en el parque que parecía provenir de un plato volador que se alejaba raudamente hacia el cielo, mientras se iba formando un charco gelatinoso de color indefinido en el lugar donde ese extraño ser se encontraba postrado.









Finalista IV Certamen de relatos breves.
Incluido en el libro de Antología tema Libre IV.
Palabras en Flor. España. Febrero 2017.

Alma solidaria

¿Por qué algunos sufren privaciones y otros viven en la opulencia? ¿Qué hacer para que nuestro mundo sea más equitativo? ― .
Para contestar estas preguntas la semilla de la justicia social debe echar raíces y el árbol de la solidaridad en el alma humana debe comenzar a brotar con flores de amor.



 


 


 


 

 

 

 

Seleccionado II Concurso de microrrelatos solidarios Asociación Isekin. 

Incluido en el libro  Microrrelatos solidarios. 

Diversidad Literaria. España. Enero 2017.