miércoles, 28 de junio de 2017

ALGUNAS OBRAS PUBLICADAS, CON MENCIONES O DISTINCIONES EN CONCURSOS LITERARIOS

Todo lo relacionado con mis obras literarias sobre el ajedrez, se puede ver en mi blog http://ajedrezyliteratura.blogspot.com/  
En mi PÁGINA de GOOGLE se enlazan los trabajos literarios que se van publicando en la WEB.
En MI CANAL DE YOU TUBE se pueden ver mis videos favoritos. 

El valor de la vida

Si Dios te regaló
la aventura de vivir,
trata de disfrutar
de ese privilegio divino.
Y si tu destino
amaneció opaco y triste,
píntalo de esperanza
y comienza a sonreír.



Finalista I Concurso de microrrelatos y poesías.
Libro solidario. 
Letras como Espada. España . Junio 2017.

miércoles, 14 de junio de 2017

Caleidoscopio

Limpiando el desván
encontré un caleidoscopio,
con infinitas combinaciones
de colores y posiciones.
Y al ver ese objeto mágico
cambiante e impredecible,
pensé que así es tu amor
jugando con mis emociones.













Finalista II Concurso de minipoemas Caleidoscopio de letras.
Incluido en el libro Cotidana Muerte 
Mundo Escritura. España. Junio 2017.


Crisis literaria

Esa noche vencía la fecha de entrega para este concurso literario de tema libre. Siempre tuve ideas interesantes, pero atacado por el síndrome del folio en blanco, aún no había logrado escribir nada. Entonces, me dirigí a la biblioteca de mi barrio para encontrar alguna inspiración. Fue allí, cuando al ver un cartelito de autobiografías se encendió una luz en mi mente. Y acá les presento mi obra señores del Jurado, contándoles en ochenta palabras la crisis literaria que sufrí. 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalista II Concurso minicuentos. Caleidoscopio de letras.

Incluido en el libro Cotidiana muerte.

Mundo Esctritura . España. Junio 2017.

Volver a mi infancia

Bajo un árbol tupido
bastante cargado de flor,
pensaba algo adormecido
en mi niñez con fervor.

Pude rescatar del olvido
en un dulce soñar lo mejor,
y al volver al tiempo ya ido,
a mi madre besé con amor.












Finalista II Concurso de micropoesía.
Incluido en el libro Sueños de Infancia.
Concursos Literarios en Español. España . Junio 2017.


Sueños alados

La alegría de una niña hermosa siempre aparece cuando es adulada por su abuela, pero florece en sus sueños infantiles con el mágico y sublime volar de inmaculadas y etéreas hadas.
¡Feliz tú… niña halagada, que ríes cuando en cada vuelta de calesita tu abuela te saluda embelesada!
¡Feliz tú… niña dichosa, que ríes cuando le das de comer con tus tiernas manos a unas blancas y gráciles palomas, que retozan como las hadas de tus sueños alados!













Finalista II Concurso de micronarrativa. 
Incluido en el libro Sueños de infancia.
Concursos Literarios en Español. España. Junio 2017.

Un ramo de rosas

Podría acercarme
un día cualquiera
con un ramo de rosas
y decirle "¿Hola?"
y ella sorprendida
se quedaría mirándome.
No sé si estará bien
emplear ese pretexto,
pero mucho me gustaría
un día cualquiera,
con un ramo de rosas
llegar a su corazón. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalista II Concurso de poesía.

Incluido en el libro Una flor para ti

Tu Concurso Literario. España. Junio 2016.

Sueño de primavera

Sentado en el parque en ese día de primavera, el abuelo rememoraba con nostalgia su niñez, viendo a unos chicos que jugaban, y entre aromas de jazmines y  revoloteos de mariposas, lo invadió el sueño.
De pronto, un niño pequeño se acercó y le pidió con una sonrisa que lo lleve a la calesita. Y allí, le encantó verlo muy alegre tratando de sacar la sortija en cada vuelta. Al despertarse no pudo contener la emoción, dado que la imagen del niño era la suya, en aquellos días felices de su infancia.













Finalista II Concurso de Microrrelatos Primavera de sueños.
Incluido en el libro sueños
Muro del Escritor. España. Junio 2017.

Flores

Ríen los pimpollos
alas de mariposas
le hacen cosquillas.

La flor hermosa
cae al piso danzando
provocativa.

Las rosas rojas
subyugan a la lluvia
en el ocaso.

Las gotas de agua
besan a los capullos
burlando espinas.

En esa noche
el olor de las flores
perfuma un beso.














Finalista II Certamen de Poesías Haikus Den Sute-Jo.
Incluido en el libro Haikus y Sonetos XI.
Letras como Espada. España. Junio 2017.

Rosas Rojas

Una joven mujer llegó una noche a una Iglesia cercana al parque del Rosedal de Palermo en Buenos Aires y le pidió al cura confesarse. Le contó que era la mucama de la casa de un viejo coronel y que esa tarde éste se había puesto el uniforme de gala, ofreciéndole un ramo de rosas rojas, sabiendo que a ella le gustaban y tratando de seducirla. Le gritó que no quería saber nada, pero él insistió y al escapar corriendo, la persiguió hasta la escalera amenazándola con su sable. Allí, ella se hizo a un lado, y al pasar de largo, el coronel cayó rodando hacia abajo. Solamente escuchó un grito y cuando bajó, lo encontró tirado en el suelo atravesado por su propio sable.
Entonces salió de la casa desesperada caminando sin rumbo, y sin saber que hacer llegó al Rosedal, donde se quedó extasiada en la contemplación de las rosas, hasta que casi sin darse cuenta, el ocaso se hizo noche, con la aparición de una hermosa luna llena. Le confesó al cura que no era subversiva y nunca quiso atentar contra el coronel, como decían en la tele que vio por la vidriera de un bar.
El cura le pidió que rece cien padres nuestros y le sugirió que vaya con él al destacamento militar a entregarse, asegurándoles que ellos eran muy comprensivos y no le pasaría nada. La joven le agradeció que la acompañe y le dijo que le plantaría en el jardín rosales de rosas rojas que tanto le encantaban.

Dicen que en las noches de luna llena
con una rosa roja en el pecho,
se ve a su alma pasear,
por el parque del Rosedal.












Finalista II Concurso de cuento breve.
Incluido en el libro Una flor para ti. 
Tu Concurso Literario. España. Junio 2017.

Un buen sueño

Un buen sueño no dura nada,
y al despertarme ya pasó.
Igual que una brisa agitada,
besó mi rostro y se alejó.

Un buen sueño dura un instante.
¿Podré atraparlo? No lo sé.
Busco hallar el interrogante,
y al intentarlo, ya se fue.











Finalista  II Concurso de Micropemas Primavera de sueños.
Incluido en el libro sueños.
Muro del Escritor. España. Junio 2017.

martes, 13 de junio de 2017

No hay mal que por bien no venga

Un joven agricultor que era devoto de San Isidro Labrador, tenía varios caballos para cultivar sus campos y cuando intentó domar a uno de ellos, se cayó y al  fracturarse un hueso del brazo tuvieron que enyesarlo. Entonces le manifestó su enojo al Santo por traerle tanta desgracia. Una semana después, varios  militares fueron al pueblo para reclutar jóvenes y al verlo en esas condiciones desistieron de llevarlo. Por ello, muy alegre y arrepentido, el joven agricultor le pidió perdón al Santo.














Finalista III Certamen de Microrrelatos San Isidro Labrador.
Incluido en el libro Origen.
Letras como Espada. España. Junio 2017.

Madre tierra

Pobre madre tierra bondadosa,
que estás triste llorando tu pena.
En  tu suelo las gotas de lluvia,
se convierten en agua buena.
En  tu suelo el viento suspira,
vuelan semillas y brotan las rosas.
En  tu suelo el amor se apasiona,
y da vida a criaturas hermosas.
Pero en tu suelo se hace la guerra,
y mueren los seres bajo la luna.
En tu suelo el aire se contamina,
y la bruma al ocaso lo acuna.
Pobre madre tierra bondadosa,
que estás triste llorando tu pena.













Finalista III Certamen de Poesía San Isidro Labrador.
Incluido en el libro Origen.
Letras como Espada . España. Junio 2017.

sábado, 3 de junio de 2017

Muñequita rubia

Me encontraba caminando entre una gran cantidad de gente por una galería comercial del barrio de Flores en Buenos Aires, para efectuar las compras de los regalos de Navidad. De pronto, una joven mujer que caminaba hablando distraídamente con su celular tropezó abruptamente conmigo. Era muy linda, tenía el pelo rubio y color de tez igual que el mío y era casi de mi estatura. El golpe hizo que su bolso cayera al suelo y se abriera, dejando escapar parte de su contenido en el piso de la galería. Traté de ayudarla a recuperar sus cosas entre toda esa gente, cuando observé una pequeña y vieja muñequita de pelo rubio caída en el suelo. Esa visión me trasladó instantáneamente a un triste recuerdo instalado en el fondo de mi alma y que cada tanto emergía desesperadamente.
En ellos, siempre aparecía la enorme casa de mis abuelos, frente al inmenso Parque Avellaneda, donde vivía de chico con ellos, mis padres y mi hermanita melliza. Al igual que otros inmigrantes españoles, habían llegado a estas tierras con sus sueños a cuestas y la habían construido con sudor y muchos sacrificios. Era una de esas casas alargadas “tipo chorizo”, con habitaciones comunicadas y ventiladas mediante largos pasillos internos. Al fondo, estaba la tradicional huerta casera y numerosos árboles frutales. Allí, mis padres habían instalado unas hamacas y otros juegos, donde nos divertíamos con mi hermanita en aquellos días felices de mi infancia.
Pero esa felicidad grabada en mi mente de esos primeros tiempos de mi vida, quedó trunca para siempre desde aquel día fatídico. En ese entonces, concurríamos a escuelas diferenciadas por sexo, y ese día mi hermanita no tuvo clases porque se efectuaban tareas de desinfección. Entonces, como mis padres tenían que hacer unos trámites urgentes en la Ciudad de la Plata, decidieron llevarla con ellos en el coche. Cuando transitaban por la ruta, un camión se les cruzó de frente y tuvieron un accidente fatal, quedando el auto destruido por completo. Mis padres fallecieron en el acto, pero lo realmente extraño de esa tragedia, fue que el cuerpo de mi hermanita jamás apareció.
Ese hecho tuvo mucha difusión pública en los medios y luego de varias investigaciones, la teoría más atinada era que mi hermanita habría salido con vida del accidente y que fue apropiada por algunos malvivientes. Justamente cercano al lugar del accidente había un asentamiento en la que vivía mucha gente del hampa, donde circulaba impunemente la droga y la trata de personas. De todas formas, a pesar de esas presunciones, las intensas investigaciones realizadas por la policía no llegaron a ningún resultado positivo, y después de un tiempo no se habló más del asunto.
Sin embargo, yo nunca pude olvidar a mi hermanita melliza desaparecida, y en mi subconsciente siempre la buscaba. La recordaba jugando con su adorada muñequita de largo pelo rubio que le había traído Papá Noel, la que dormía siempre en su cama y era parte de su vida. Por ello, su  repentina visión sobre el piso de la galería me provocó una profunda impresión, mientras instantáneamente el rostro de esa mujer tan parecida al mío, se mezclaba ahora en mis recuerdos con la de mi hermanita melliza, en aquel mundo lejano y feliz de mi niñez.
― Perdóname, pero estaba caminando un poco apurada y no te vi ―, me dijo la muchacha, cortando abruptamente mis pensamientos, en tanto guardaba el celular y todas sus otras pertenencias en el bolso. En mi mano yo seguía apretando con fuerza aquella diminuta muñequita, mientras la emoción me embargaba, porque tenía la presunción de que era la misma de aquel entonces.
― No te hagas ningún problema por el tropezón,  no pasó nada ―, alcancé a balbucear.
― ¿Podrías devolverme mi muñequita, por favor?  Es un recuerdo de mi madre ―,  me dijo ella amablemente.
Mientras se lo devolvía, la miré intensamente, tratando de buscar algún indicio o señal en su rostro que expresara algún signo de reconocimiento. Sin embargo, la muchacha se mantuvo completamente indiferente, tomó la muñequita y luego de mirarla con cariño, me dio las gracias, dio media vuelta y se marchó, dirigiéndose prestamente hacia la calle entre esa muchedumbre que nos rodeaba. Ya había andado unos pasos cuando reaccioné súbitamente, y la llamé desesperado gritando tan fuertemente el nombre de mi hermanita, que retumbó en toda la galería. Entonces, ella se detuvo al instante y muy sorprendida volvió su rostro hacia mí, junto con los de algunas personas que la rodeaban.
―  Me parece que me has confundido con otra, porque yo no me llamo así. Ese no es mi nombre ―, me aclaró.  Me contempló por un instante y creí adivinar un gesto de compasión en su mirada, antes que reanudara su marcha resueltamente.
Quedé paralizado sin atinar a nada y mientras se iba desvaneciendo para siempre de mi vista, lo último que vislumbré fue su pelo rubio y el de la pequeña muñequita que seguía aferrada a su mano. Quedé allí parado durante un tiempo, tratando de alejar de mi mente aquella dolorosa imagen de mi pasado que permanentemente me perseguía. Luego, algo más calmado de aquel encuentro circunstancial, reanudé mi marcha lentamente por la galería, mirando las vidrieras de los negocios para adquirir los regalos de las fiestas de Navidad. Estaba rodeado de una multitud de gente ansiosa por comprar, ignorante de aquel drama que formaba parte de la historia de mi vida.



Mención de Honor V Certamen Literario 
Rotary Club de Flores. 
Género Cuento. Buenos Aires. Argentna. Junio 2017.