lunes, 10 de abril de 2017

La madre del poeta

Estaba algo adormecido
queriendo componer versos
de una mujer extraordinaria
para un concurso literario,
y al pensar en mi madre
soñé que era un bebé.

Y posado en su regazo,
quise remontar vuelo
con alas de mariposa,
para poder embelezar
sus tiernos y bellos ojos,
que me miraban mimosos.

Y cuando en ese sueño
ella me ofreció su pecho,
deseé que al amamantarme,
sintiera los cálidos labios
de un amante enamorado
en un mundo de fantasía.









Finalista II Certamen literario de poesía.
Mujeres extraordinarias.
Incluido en el libro cambios.
Letras como Espada. España. Abril 2017.

1 comentario: