lunes, 6 de febrero de 2017

Ya ha llegado

― Por suerte es un error y no se trata de mi esposa, porque acaba de regresar  a casa y en este momento la veo entrando por el jardín, ¡Qué confusión tan desagradable…! Buenas noches.
― Hola querida acaban de llamar del sanatorio y decían que estabas…―, le comentó mientras abría la puerta. Fue allí cuando al el marido al mirarla con detenimiento, quedó paralizado de terror.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Seleccionado III Concurso microrrelatos de terror. 

Incluido en el libro Microterrores. 

Diversidad Literaria. España. Febrero 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada