jueves, 16 de febrero de 2017

Mundo solidario

Para que el mundo sea más justo y equitativo, la semilla de la solidaridad debe comenzar a florecer. Para ello, debemos abrir el corazón con benevolencia a aquel que necesita apoyo, prodigando siempre amor y amistad. Es necesario ser solidarios con los necesitados y no olvidar los actos de altruismo y generosidad. Por ello, la solidaridad debe ser como una fuerte corriente de aire y no como la suave brisa del aletear de una mariposa
.










Finalista III Certamen de microrrelatos.
Incluido en el libro: Valores humanos. 
Letras como Espada. España. Febrero 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada