viernes, 9 de diciembre de 2016

Amor y ternura

Aquel amor romántico de cuando nos conocimos durante las vacaciones en el mar, fue luego como un rayo ardiente de luz que nos iluminó de placer y felicidad. Ahora en la paz hogareña de la ciudad, aquella luz amorosa sigue resplandeciendo con cariño. Es que tengo los ojos iluminados de ternura, mientras siento la dicha de tocar su vientre y percibir como el bebé se mueve en sus entrañas.

 












Seleccionado III Concurso de microrrelatos románticos.
Incluido en el libro Porciones del Alma III.
Diversidad Literaria. España. Septiembre 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada