viernes, 30 de septiembre de 2016

Las brujas del parque

Siendo yo un niño todos me decían que había muchas brujas en un enorme parque emplazado cerca de mi casa, a la que yo concurría a jugar asiduamente. Me las describían como unas viejas arrugadas, con nariz aguileña, pelos parecidos al estropajo y de muy mal carácter.
Me contaban que cabalgaban sobre sus escobas como medio de transporte, desplazándose por el aire a grandes distancias. Me relataban atrocidades de ellas, donde acompañadas por sus cuervos, con pócimas y potes horribles, revolvían con grandes palas de madera toda suerte de bichos repugnantes. 
Sin embargo, mi madre sonriendo me había apaciguado todos esos comentarios, diciéndome que había brujas en el parque, pero que no hacían ningún daño. En ocasiones muchos acudían a ellas, para que les den algún elixir a fin de curar sus dolencias o para conseguir algún amor, y todas estas historias me tenían fascinado durante mi niñez.
En realidad, yo no les temía para nada a las brujas y por el contrario, sentía una extraña atracción hacia aquellas hacedoras de hechizos y prodigios, pero por más que recorría todo el parque buscándolas, nunca había podido encontrar a ninguna de ellas.
Hasta que un día, mientras caminaba por un sendero ví a un pájaro negro posado en la copa de un árbol y pensé que sería un cuervo y que por lo tanto, debería haber alguna bruja cerca. Fue allí, cuando de pronto, ví en un banco del parque a una vieja encorvada, de nariz aguileña y con una pañoleta negra en la cabeza, que estaba sentada junto a su perro.
Entonces, rápidamente me acerqué muy intrigado y le pregunté si ella era una bruja. La vieja me miró sorprendida y luego de reaccionar muy indignada me echó, gritándome y blandiendo un bastón amenazador. Ante esa actitud, sólo atiné a salir corriendo, mientras su perro me perseguía ladrándome y mostrándome los dientes con fiereza.
Les confieso que en mi infancia nunca he visto a ninguna bruja en ese parque, pero por su imagen, esa vieja bien podría haber pasado por una de ellas.



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalista II Concurso de relatos

Incluido en libro de antología

Palabras en Flor. España . Septiembre 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada